Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

21 de enero de 2012

¿También eres peregrino utópico?

** Me ha llegado un regalo muy especial de la mano de un peregrino de blogosfera muy especial, simplemente te puedo dar las gracias por quedarte en mi rinconín y formar parte de mi utopía e involucrarte en ella, gracias navarrico.

Irma.-

Llegó tu turno, ya siento tanta tardanza pero el camino está siendo largo y leer todos vuestros blogs a fondo llevan una ardua labor.

Añade en el artículo todos los vínculos e imágenes que desees, es tu rincón y nadie mejor que tú para tomar esas decisiones que pueden beneficiarte en el posicionamiento, al final tienes un vídeo para poner del que te dejo la dirección url.

Mi casa tienes abierta para lo que desees, así que mi blog es tuyo también.

Espero que te guste y que lo publiques si es tu deseo, te dejo un fuerte abrazo y el artículo prometido.

Por cierto, maravilloso rincón lleno de "utopía".

Saber Venderse

El Peregrino de la Blogosfera llega invitado por Irma a un rincón muy especial que desde sus principios defiende su tierra, León, y da a conocer a los lectores las maravillas que les acontece y rodean a sus ciudadanos y paisanos.

Y como aquí, en este rincón, la utopía brilla por ese deseo de que algún día todo lo predicho que pudiera ser, fuese, nada como dar unas pequeñas clases de como vender aún mejor.

Las Autovías están matando a nuestros pueblos, ya cuando viajamos no los atravesamos ni tampoco sentimos esa curiosidad de parar un ratico en ellos y si nuestros pueblos mueren se muere parte de nuestra historia, sólo se salvan aquellos lugares ya famosos y que además tienen buenos accesos para llegar a ellos.

Ocurre en toda España, el turismo está enfocado a lugares emblemáticos muy conocidos dónde todo el foco de inversión es acaparado, dejando de lado otros lares quizá no tan conocidos pero igual sí más brillantes y dignos de darles una oportunidad para conocerlos.

El turismo interior nunca se ha sabido vender bien en nuestro querido país, bien cierto es que algunas campañas televisivas nos muestran lindezas de cada región, los mejores restaurantes y como usar el ocio en esas mini-vacaciones.

Pero lo cierto es que al llegar a León es para muchos lo más importante ver el Barrio Húmedo y que visites el fabuloso Hostal San Marcos, lugares por cierto muy recomendables, no sabiendo todo lo que a parte de esto te pierdes en tan bella capital que forma parte del Camino de Santiago Frances, da acceso al Camino de Santiago por Oviedo y a la Vía de la Plata, siendo además en su provincia recogedor de dos afluentes de los caminos llegados de Madrid.

León es maravillosa, su historia es tan importante en nuestra Reconquista que a veces creo que está excesivamente olvidado, sus pueblos son acogedores con gente muy cariñosa y lugares en que cada piedra nos cuenta una batalla o una traición, pero por desgracia, como les decía, aún nos falta mucho para saber vender bien todo lo que tenemos y que sin ser mal presagio utópico algún día llegaremos a perder.

No cuidamos nuestros pueblos, no fomentamos su patrimonio tan generoso y lleno de historia que tenemos, los accesos a veces son imposibles para el viajero de paso y falta hacernos más publicidad, sino es imposible venderse.

Gracias a rincones como el de Irma, son granitos de arena que van contando y cuentan mucho con ese guiño utópico en el que León forma parte del blog y lo ayudan a venderse mejor.

Mis utopías de hoy serán dos, la primera que ningún pueblo lleno de historia desaparezca nunca, sería una perdida irrecuperable de nuestro patrimonio turístico e histórico y la segunda es una más sencilla y fácil de cumplirse, deseo que este vendedor que al final del artículo en un vídeo les pondré, en vez de un Ipad nos intente vender el mejor turismo que tenemos en España, que no es otro que poder descubrir nuestros pueblos, nuestras ciudades y todas las historias que pueden contarnos.

Ha sido un placer estar en esta casa, me llegan recuerdos del famoso Ferral de Bernesga que tanto me enseñó durante tres largos meses, sobre todo el frío que allí hace por las noches y el famoso Monumento al Peregrino que tanto me gustó años después.


Gracias Irma y espero que te guste el vídeo con un vendedor muy Utópico, pero con guiño a todos los que piensan que las utopías a veces se cumplen.

19 comentarios :

  1. Muy comedido aqui tu amigo el peregrino, que mimada te tenemos entre todos, te vamos a sobornar a cafes o a esas cervezas leonesas que tienen que estar de muerte.

    ResponderEliminar
  2. Yo cuando sea pequeñito quiero ser como tu cazurrina, que tengas un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. La España profunda está ahí pero pasamos de largo, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Qué razón tiene este peregrino utópico. Espero poder aportar mi granito de arena para cambiar eso. Gracias por tidas estas aportaciones que hacen a uno creer que no está tan loco ;))
    Me encanta el video. Es genial, pero mi aipaz pijixxx no hace esas cosas, que me lo cambien, YA!! Jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente ya no creo mucho en las utopías, sólo soy consciente de que algunas podrán ser posible cuando en mi camino me encuentro con personas como tú.

    Esta noche o a lo sumo mañana publico tu invasión para compartir con mis lectores que existe gente dispuesta a darlo todo por sus sueños.

    Un abrazo muy agradecido por tu cariñosa acogida y si con esta parada en mi peregrinar me vuelvo un poco utópico, pues agradecido de compartir nuestros sueños.

    Besos Incluidos y si surge tomaremos esa cerveza tan rica de León.

    ResponderEliminar
  6. Buena entrada Irma, como siempre una luchadora y compartiendo los sueños, así que mi saludo a ese peregrino y las utopías se cumplan o no se cumplan, al menos yo, sigo tras ella, y tú???


    Abrazos muchos

    Ya tengo pc, así que vuelvo de a poquito, pero vuelvo.

    ResponderEliminar
  7. Que se cumplan todas nuestras utopías, que no son pocas

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada, a veces viajo por las antiguas carreteras nacionales, ya que me permite conocer los pueblos y las ciudades. Ahora con las autovías vemos los pueblos de espaldas o a lo lejos, incluso no sabemos por donde estamos, y esto daña mucho la curiosidad de conocer lugares nuevos.
    Me quedaré en este blog para curiosear.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Depende del día creo que realmente son utopías.
    Felicidades y besos a los dos

    ResponderEliminar
  10. Excelente post el del Peregrino Senovilla, para este excelente Blog, al que a sido un gusto conocer, Irma!!
    Yo sí soy de las que creen en la utopías...
    Saludos cordiales para los dos!!
    Lau.

    ResponderEliminar
  11. Buena puntualización la que ha hecho el señor Senovilla mencionando tu blog, un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  12. Magnífico blog he venido de la mano de Jose en su largo peregrinar.

    ResponderEliminar
  13. Toda utopía tiene su recompensa, un abrazo para los dos utópicos y todos los que de algun modo andamos siempre rondando por aquí,la utopía es lo que nos mantiene con esperanza de conseguir muchas metas.

    ResponderEliminar
  14. Tiene toda la razón ese peregrino utópico.Una voz más para unirse a los utópicos de este maravilloso rincón.
    Besines utópicos, Irma.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos y cada uno de vosotros por formar parte de mi utopía del día a día, a los que dejais huella y a los que pasais sin dejarla.

    Es un placer tener por aquí a un peregrino tan especial como es Jose Senovilla.

    Gracias por todo sois increibles y estas cosinas pequeñas son las que al final consiguen cambiar grandes cosas.

    Un abrazo grandote, Irma.-

    ResponderEliminar
  16. Un cariñoso saludo para este peregrino infatigable y generoso.
    Irma felicidades por tu precioso blog que tras el peregrino hemos llegado a conocer.

    ResponderEliminar
  17. Hola utópicos. Me gustó picar este blog. Picotazos afectuosos.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-