Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

31 de mayo de 2011

Presentación de la Colección "Descubre tu patrimonio" Colección Concha Casado


** Tengo un cariño muy especial a Doña Concha, de hecho es una mujer que a sus 90 añines sigue radiando vitalidad ante nuevos proyectos, seguro que es un trabajo increible el que presenta esta tarde y es un  legado imprescindible para nuestras bibliotecas, de hecho como bien ha dicho Concha en alguna ocasión "para poder salvar nuestro patrimonio, primero hay que conocerlo".

Es un placer conocerte personalmente Concha y sobre todo que sigas en la brecha  empujando a la gente hacer cosinas, me incluyo en el lote.

Irma.-

Infatigable doña Concha, la dueña de estas manos amigas del barro y la artesanía, del tapial y los palomares, de las tradicionales arquitecturas y La Cabrera, de los manteos y las palabras viejas, de las rogativas y los monasterios de monjas de clausura, de bailes y baúles...

Incansable doña Concha se sentaba en el asiento de atrás del taxi camino del palomar de La Baña, de la Danza de Nabucodonosor de Corporales, del claustro de Gradefes, del molino de Sorriba, del alfar de Santa Elena, del batán del Val, de las mantas artesanas de Nistal, de los encurtidores de Santa María o de Ubaldo el cestero de Vegas del Condado, por decir algunos de sus destinos, apenas unos pocos.

Inasequible al desaliento doña Concha reponía fuerzas cada día en la Ruta Jacobea, en la mesa de al lado de Roberto Merino, y marchaba por la tarde a alguna conferencia, a grabar un documental, a buscar una palabra, a ofrecer algún proyecto, a buscar alguna ayuda, a organizar algún ciclo... como el de ‘Descubre tu patrimonio’ que durante una década nos ha venido contando que es cultura una pared de piedra, un balcón de madera, un palomar de barro, unas manos de artesano, una canción de bodas, una rogativa para el agua.

Y lo han hecho ‘caja/libro’ y la protege las manos amigas.

UNA IMAGEN Y 222 PALABRAS (por Fulgencio Fernández y Mauricio Peña)

8 comentarios :

  1. es importyante conocerle y apreciarle, así se le valorará, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me apunto la referencia, gracias por la información.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Vaya con Dña CONCHA!! si es que la edad no está en el DNI está en el cerebro y algunos con 90 tiene más energía que otros con 25... y algunas tradiciones salvo que estas personas, las recojan sin remedio se pierden y ¡¡cuantísimas genialidades nos habremos perdido por no haber muchas Dª Conchas!!


    Dos besines uno para ella y otro para ti IRMA ¡¡vaya labor haces haces tú también, mi niña!!:-)

    ResponderEliminar
  4. Estas lucidas mentes nos hacen ver que la edad no tiene fronteras para tratar de comunicar con gran sabiduría dejando un legado que la inmortalizará.

    Bien por vos por algo le4 dicen Irma la Grande.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Incansable a sus años.
    Envidiable en su sabiduría.
    Hay que agradecerla el gran trabajo que ha hecho para que muchas de nuestras tradiciones no desaparezcan y queden ahí plasmadas en sus trabajos y en los de sus amigos y colaboradores para que así las futuras generaciones sepan de ellas.
    Afortunadamente han sabido reconocérselo aunque no sé si tanto como se merece.
    Un abrazo, Irma, y otro para Dª Concha.

    ResponderEliminar
  6. Qué gran labor haces Irma. Doña Concha se merece toda la difusión posible, una gran mujer sin dida.
    Un besín

    ResponderEliminar
  7. La presentación estuvo genial, Doña Concha un placer escucharla estaba en su salsa, es más cuando el de la Huyera Vasco-Leonesa prometía nuevos proyectos, Concha rápidamente pregunto ¿¿para cuándo??

    Y la sorpresa con Sergio Meneghello fue tremendamente emocionante, gracias por este trabajo y buen hacer, es todo un legado el cual tengo ganas de disfrutar muy pronto.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Un abrazo utópico, Irma.-

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-