Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

28 de noviembre de 2010

Noticias curiosas sobre la abeja leonesa y los puerros de Sahagún


La organización agraria Coag propondrá ante la Unesco que se declaren las abejas y la apicultura como Patrimonio de la Humanidad al considerar este ancestral oficio como una práctica “imprescindible para los ecosistemas naturales y agrarios”.



El historiador leonés Matías Díez Alonso tiene claro que el nacimiento de la Dieta Mediterránea, declarada en los últimos días por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, nació en la villa leonesa de Sahagún, a más de 700 kilómetros de la costa. 

El veterano investigador señala así en su tesis ‘La Dieta Mediterránea nació en Sahagún’, (publicada por la revista comarcal Tierra Camala), que la historia parece haber dejado pruebas muy claras del nacimiento de este patrón dietético, evidencias, que se hunden en las raíces de la villa leonesa y que pondrían fecha y marco al primer banquete de estilo mediterráneo: Monasterio de San Benito, primera década del siglo XII.
Cristina Domínguez / León  (La Crónica de León)

** Pinchar sobre los enlaces para ampliar las noticias, me parecen de lo más interesante.

Irma.-

4 comentarios :

  1. Nada menos que la abeja maya patrimonio de la humanidad.
    Me gustaría leer el artículo de Tierra Camala.
    Un saludo desde mis telares.

    ResponderEliminar
  2. Muy curioso la verdad sea dicha.
    Gracias por visitarme desde tus telares.

    Saludines Irma.-

    ResponderEliminar
  3. Qué pijada! ya no sabemos con que dar, a este paso terminará siendo patrimonio de la humanidad hasta el que asó la manteKa.
    Salud!

    ResponderEliminar
  4. ja! Leon Sufre, pero no te falta razón.
    Por cierto yo propongo el Barrio Húmedo y La Bicha como Patrimonio de la Humanidad.

    Coño que frío hace en León.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-