Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

25 de mayo de 2017

La provincia de León se queda huérfana de teitadores, curso práctico de Construcción de techumbres vegetales en la Escuela de Patrimonio Histórico de Nájera


El nuevo curso práctico de Construcción de techos vegetales se llevará a cabo del 22 al 26 de Junio de 2017 en la Escuela de Patrimonio Histórico de Nájera (La Rioja) Con el Maestro Chocero Antonio Gandano 

Las plazas son limitadas a 20 alumnos. Precio total del curso 20 € Hay 10 plazas gratuitas para desempleados.

INSCRIPCIÓN 

La preinscripción se llevará a cabo enviando un correo electrónico la siguiente dirección: inscripciones.najera@mecd.es En el correo deben figurar los siguientes datos:
 - Nombre y Apellidos
 - Provincia de residencia
 - Teléfono de contacto
 - Formación/Profesión
 - Breve descripción de su interés por el curso.

Jorge López es uno de los últimos teitadores de la vertiente leonesa, apenas quedan teitadores para teitar teitos.

En el Bierzo en el municipio de Peranzanes cada agosto llaman al único teitador que queda por la zona para que repare los tejados de teitos del área de interpretación del Castro de Chano, ubicado en el valle de Fornela, por cierto altamente recomendable su visita.

Jorge López a sus 70 años, se sigue encaramando a su escalera de ma­dera, para cubrir las grietas en el tejado con hatillos de paja de centeno, cultivada en una finca cercana. De niño vivió en una ‘palloza’, en Villa­feile, una pequeña aldea del Bierzo. Para él es su forma de vi­da, aunque reconoce que “esto no puede hacerlo cualquiera”. El secreto, si es que lo hay, “es hacerlo antes de que llueva”. En su opinión, “si queda bonito o feo, no es tan importante”.  

La gruesa capa de paja, bien apretada en pequeños hati­llos, cumplirá su cometido cuando llegue el agua y la nieve, manteniendo seco el interior. El trabajo es totalmente artesa­no, y ninguna máquina puede sustituir al techador, o hacer más sencilla su ta­rea: retirar la paja vieja, enjutar (apretar) la nueva, y rasear con la pala (igualar la longitud) de los haces de centeno. Mien­tras existan teitos o ‘pallozas’ (en Galicia, Asturias y León reciben diferentes nom­bres).

Joaquín Alonso en su día publicó un libro sobre la pérdida de estas edificaciones tradicionales, a los palomares les ocurre lo mismo. En la actualidad no hay re­levo generacional, y es posible que con Jorge finalice una saga de hombres de la montaña que mantienen en pie a los últimos teitos y pallozas.

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.-

8 comentarios :

  1. Loable ese intento de mantener el oficio de "urdidores de techumbres" ( ¿techumbridores ? ).
    Saudos dende Galiza !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está complicado conseguirlo pero no imposible.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. INTERESANTE E IMPORTANTE PROPUESTA. ES MUY BACANO QUE EXISTAN ESPACIOS COMO "LA UTOPÍA DEL DÍA A DÍA" QUE SE ENCARGUE DE DIFUNDIR TEMAS COMO ÉSTE.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciassss, entre todos hacemos la utopía del día a día.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Seria una pena que este y otros oficios se perdiesen aunque solo sea para mantener centros como el que nos nombras y así no olvidar como se vivía antes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues desgraciadamente todo apunta a ello.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-