Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

9 de octubre de 2015

Queridos abuelos maternos de Omaña


** Queridos abuelos maternos, hace poco volví por Omaña y llegué hasta el pueblín, está agonizando como tantos otros de nuestra provincia y de nuestro país, porque como sabéis y si no lo sabéis os lo cuento yo, aquí estamos todos pasando las de Caín, se supone que las generaciones venideras somos los que mejoramos el pasado, pero me da que no va a ser así.

Ahora vemos el arcoiris y nos emocionamos tanto que paramos el coche y miramos como la vaca que ve pasar al tren (AVE), pero la vaca resulta que nos mira como diciendo y este par de gilipollas que hacen, pues nada sacar en RAW una foto del arcoiris, porque ahora todo tiene nombres extraños y nada es lo que parece, aunque la gente piensa que el Photoshop o los presidentes de gobierno hacen milagros, por cierto ya no tenemos caudillo ahora tenemos otro invento, pero al final te das cuenta que el pueblo siempre es pueblo y a los que gobiernan les importa un carajo los pueblos y sus gentes.

Ir al pueblo me tira mucho para atrás, porque cada vez tengo más muertos en ese pequeño cementerio, pero bueno la vida en realidad es eso, la dichosa muerte que dicen que nos iguala a todos, pero tengo mis dudas, es que soy la nieta esa utópica que aun sigue creyendo en utopías.

En fin abuelos maternos de Omaña, creo que Omaña se nos muere y la verdad que me da mucha pena, porque cada vez que muere un tejado mueren muchas historias, en fin la tierra sé que os debe de ser leve, pero joder que pena me da ver la tierra y los pueblos tan tristes, eso sí ahora tenemos Comunidad Económica Europea, ONU, OMS, Gobierno de España, Diputación de León, Junta de Castilla y León, Ayuntamientos y afortunadamente seguimos conservando las Juntas Vecinales, ya que los fenómenos que nos gobiernan en la actualidad, tuvieron la genial idea de cargárselas y gracias a Juntas Vecinales como las de Omaña y tantos otros sitios que las pelearon con uñas y dientes, al final conseguimos que no robasen lo poco que nos quedaba en los pueblos, porque ya se sabe cuando los políticos se interesan por algo, hay que pensar mal y la putada es que acertamos.

Putada ya no es taco ni palabra malsonante, ahora suena mucho peor, refugiados, paro, hambre, miseria y saqueos, pero esa es otra historia fea de contar, pero los utópicos creemos en un mundo mejor y espero que Omaña algún día vuelva a ser lo que fue.

Los poyos de las casas están huérfanos de abuelos y de gente, vuestro poyo sigue a la sombra del nogal, por cierto ahí sigue viendo pasar el tiempo y de vez en cuando sigue regalando alguna que otra nuez.

Hasta pronto abuelos maternos de Omaña


Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma.-

34 comentarios :

  1. Suerte que los poyos, disfrutan de la sombra del nogal. Aquí, en Argentina, se llevaron, hasta la sombra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se la están llevando poco a poco y cada día estamos un tilín más grises, pero lo curioso del caso es que sigue sin pasar nada de nada.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. Que sabias palabras para un artículo tan triste pero real como la vida misma y que por desgracia se repite de norte a sur y de este a oeste de nuestro viejo reino, tan viejo que ya ni existe más que en algunos libros editados antes de los 80 del pasado siglo la vida de los pueblos se apaga como se apaga una vela o una hoguera bajo la trevede que antaño nunca se dejaba apagar en los largos y fríos inviernos de esta tierra de nuestros antepasados acompañada siempre de las buenas gentes de los pueblos en un hermoso filandon que también paso a mejor vida,similar camino lleva nuestro antiguamente rico patrimonio cultural, etnografico..
    Monumentos, tradiciones, es cierto que los viejos corrales, casetas de era, colmenares y palomares de adobe y tapial perecieron ante el llamado progreso y solo nos queda su memoria muchas de las cuales ya rondan los 80-90 años en los mejores casos y que con ellas perecerá,y que decir de las costumbres y usos locales de nuestros ancestros,sabia y bien realizada gestión realizada por los vecinos de los bienes de tod@s bajo el llamado concejo abierto que hoy en dia suena a obsoleto y caduco para muchos, que por desconocimiento así lo creen es una pena perder esa forma de gobierno que durante siglos ordenó y gestionó, siendo la ley en los pueblos de nuestro viejo reino cuando así se llamaba y existia vida en los pueblos, pues sinceramente creo que hay esta el origen y el principio de la decadencia en gran parte de nuestros pueblos en la pérdida de ellos ante el llamado progreso de la gestión del comun que durante milenios demostró que funciona, esta nueva forma de gobernar el llamado moderno progreso me da que no llegue ni a medio siglo....en fin si ya lo dice el maestro.... Lo que fuimos y no somos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a lo que llegaremos...

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Qué bonitas fotos y que modo tan elegante de poner cada cosa en el lugar que merece, tus abuelos estarán muy orgullosos de su nieta utópica, un post simplemente precioso, perfecto y necesario.

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias me alegro te haya gustado.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  4. Perder nuestros pueblos es perder la identidad de lo que somos.... Por Cierto, Irma, que bien escribes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre identidad, ¿dónde estará la pobre?, por cierto muy bueno el artículo de La Nueva Crónica de León, enhorabuena, me alegra se reconozca el trabajo que estás haciendo, cierto es que Artesa es una embajada rural en la ciudad gracias a tí.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  5. Que buena esa carta Irma y las fotos, un buen arcoíris.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  6. Hola Irma, solo vengo a darte un abrazo. Por cierto las fotos preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te hayan gustado las fotos y siempre es un placer verte por estos lares.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  7. La emigracion hacia la ciudad deja los campos en silencio
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué tristes se quedan.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  8. Eso es un artículo bien escrito, me encantó leerlo. Gracias Irma.

    Gracias por tus palabras en mi blog.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  9. Triste realidad pero a la vez muy tierna la historia, me gusta esa vaca y ese poyo huérfano de conversaciones. Un besoo desde Panamá, como echó de menos la tierrina querida Irma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto Antonia, mi abuela materna se llamaba así, que casualidad, milll gracias por tus palabras, otro besooo grande para Panamá.

      Irma.-

      Eliminar
  10. Que pena de pueblos que se vacían para siempre.
    Y que pena de futuro para los jóvenes de este país.

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Y lo peor de todo es que no hacemos nada para cambiar la realidad.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  12. triste realidad....aunque suelo ir con mis hijas a visitar una parte de su historia,el silencio me hace daño.De una de la LOMBA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasss por tu vista omañesaaaaa.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  13. Hay muchos sitios así en esta España.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente así es.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

  14. Te entiendo. Estuve en la zona, hace un par de meses, haciendo unos picos. Los dos Tambarones, o Peña Cefera, entre otros. Los pueblos estaban huérfanos. Creo que nosotros fuimos los últimos visitantes, al irnos cerraba el único bar.
    Tierra maravillosa, de la que me traje cuatro kilos de pura miel de brezo.
    Te entiendo, tu carta es lo único que se puede escribir.

    Un beso



    · LMA · & · CR ·



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso ese entorno, no te preocupes que tienes 11 meses para bajar esos cuatro kilos, vengaaaa yaaa no disimules que no han sido solo de pura miel de brezo.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
    2. Tomo un kilo al mes. Solamente.
      Los otros kilos... el monte engorda a rabiar...

      Eliminar
  15. Estarán muy orgullosos de su nieta utópica, bonitas fotos y bonitas letras

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-