Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

7 de julio de 2015

La industria leonesa de antaño

** Sabías que el agua de la Presa Vieja o de los Curtidores, fue durante siglos la única fuente de energía al servicio de los leoneses, por eso estaba al  oriente de la ciudad la antigua zona industrial.

A comienzos del siglo XX, las condiciones industriales cambiaron, el carbón y la electricidad eran las fuentes de energía fundamentales. La industria leonesa tuvo en cuenta el problema de los transportes y la zona industrial se trasladó hacia el Oeste atraída por la Estación de ferrocarril y por las carreteras del barrio de la Vega.

Cuenta José Luis Martín Galindo en su libro sobre la ciudad de León, que los primeros momentos fueron de vacilación, testimonio una chimenea de ladrillos y una fábrica en ruinas construidas junto a la Catedral en los primeros años del siglo XX. Una fábrica de productos químicos junto a la actual Plaza de la Inmaculada antes conocida como Plaza Circular, una fundición la de Miaja y una fábrica de chocolates y galletas en plena calle Ordoño II. 

El resultado de la guerra de Cuba trajo un poco de realismo a la presuntuosa conciencia nacional. El problema del azúcar era candente. A León llegó una fábrica de azúcar de remolacha que había estado situada en Soria. Utilizaba la producción de remolacha de las riberas proximas con excepción de la del Órbigo.

Por entonces se funda en España una verdadera industria pesada, pero nada de ella llegó a nuestra ciudad, a pesar de existir en la provincia carbón y hierro en abundancia, ni que decir  de la hulla y la antracita que sirvió a las necesidades nacionales, pero León no supo utilizarlas como base de industrialización, las tres fundiciones que hubo en la ciudad  eran de limitada producción, una llevaba el significativo nombre de "la Veguilla" por estar situada en el barrio industrial de la Vega, la segunda en Puente Castro y la tercera en Las Ventas.

Otra base de industrialización quizás mejor aprovechada en nuestra provincia fue la energía eléctrica ofrecía magníficas espectativas para un futuro. Aunque la provincia era exportadora de energía eléctrica, gracias a la central térmica de Ponferrada, no aprovechaba ni una mínima parte de las ventajas  de la proximidad a la montaña, hulla y energía hidroeléctrica le ofrecía.

León se encontró con dos hechos fundamentales, retraso en la industrialización y la falta de tradición industrial en el hierro y el acero, en consecuencia no había mano de obra especializada, en estas condiciones recurrieron a los que hacían todos los países en vías de industrializacion, la implantación de industrias químicas, productos farmacéuticos, sueroterapia ganadera y sobre todo antibióticos.

En todas estas industrias el problema de especialización de la mano de obra era secundaria, ya que los técnicos eran la base fundamental. Así se fueron creando una fábrica de productos farmacéuticos (Abelló S.A) junto a la estación y el río, que producía entre otros productos agua oxigenada, éter anestésico. Dos laboratorios de sueroterapia y productos biológicos para la obtención de sueros y vacunas de ganadería, uno a la entrada de Trobajo del Camino y el otro en Eras de Renueva junto al río. Finalmente la fábrica de penicilina y estreptomicina, también en el barrio de la Vega, con una producción anual de 12.000.000 frascos de penicilina .

También en el barrio de la Vega o al comienzo de su vecino Trobajo, estaban situadas las fábricas de alcohol de la ciudad.

En la actualidad sobrevivir en León es una utopía

Post publicado en el periódico digital iLeon.com



Irma.-

10 comentarios :

  1. El problema no es que sigamos igual es que estamos mucho peor.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estooooo es León ♪ ♫ ♩ ♬ ♪ ♫ ♩ ♬

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. Me gusta leer cosas de estas antiguas. Muy bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gusten, a mí también y me da rabia que en vez de avanzar vayamos para atrás a pasos agigantados.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  3. Qué interesante Irma! Me gusta mucho conocer los inicios y las antiguas historias de las ciudades. A pesar de conocer, de momento, como es en la actualidad León, me ha gustado mucho ver en el vídeo las fotografías antiguas. Yo colecciono fotografías antiguas de mi ciudad, de las calles donde he vivido, edificios que conozco, comercios y tienen un significado especial. Es como un viaje en el tiempo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo colecciono postales de los lugares donde he estado, donde estaré o donde quizas no esté nunca, pero alguien ha estado por mí.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  4. Abrazo intenso desde Buenos Aires ya veo que estáis conectadas La Fiaca y tú, pues conste que os conozco por separado, tu blog porque siempre me han gustado tus utopías y con Patricia coincidí hace tiempo cuando estuve en un festival que hubo en Gasteiz y fuimos gente de Argentina para alla y León me une porque mi abuelo era de allá, ya sabes acá todo el mundo tuvimos abuelos gallegos, pero en mi caso era de León.

    Yn beso utópica y gracias por regalarnos esta ventanita utópica, por cierto cerca de donde yo vivo hay un palomar, estaríamos encantados con que vinieses a visitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Halaaaaaaa qué maravilla, me encanta! conocemos a Patricia Furlong esa Fiaca que además me ha entrevistado varias veces por este blog e incluso por el trabajo que estamos haciendo sobre el inventario de palomares tradicionales de León, tremenda personita en todos los sentidos.

      Está claro que nos vamos juntando los utópicos desde lugares muy pero que muy dispares, cuando vengas de nuevo por estas tierras avisa.

      Tengo una visita pendiente por tu tierra, pero el tema de momento está en standbye, tengo fotos de palomares argentinos que me pasó alguien que vive allí, ya tenemos excusa para iros a visitar.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-