Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

30 de junio de 2015

Toda protesta en España es resistencia a la autoridad #LeyMordaza


Los gobiernos que amordazan a su pueblo, tarde o temprano el pueblo se vuelve contra ellos, espero que no sea una utopía.


Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma.-

8 comentarios :

  1. Treinta de junio.

    En lo que dura un segundo
    se puede detonar un explosivo
    o desactivar el cierre de un sujetador
    También se puede arrancar un pomelo de su rama
    o acusar con el dedo hiriendo sin piedad
    o lanzar una moneda a suertes
    o posar un pie en la rayuela
    o colocarte cinta americana sobre la boca
    atando las muñecas
    y
    por supuesto se puede apagar el pensamiento
    delictivo del que señala la desnudez del emperador.

    (El último minuto de este 30 de junio contará con un segundo de más, ese segundo que nos ofrecerá un instante extra antes de que nos apliquen la mordaza)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento rabia, mucha rabia, ya que mis abuelos y mis padres pelearon justo para no llegar a esta mierda de nuevo, en fin como somos la generación mejor preparada "para todo", quizás no estamos preparados para ver más allá de nuestros ombligos y ahora nos toque hacer una feliz digestión utópica.

      Eliminar
  2. Esperemos pero la gente se cansa de tanta espera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Con la #LeyMordaza quieren tapar la corrupción y callar la protesta. Esto es la #MarcaEspaña

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que hayas elegido a Mafalda para ilustrarlo.

    ResponderEliminar
  5. Es así, en todos, los gobiernos demagógicos, en todo el mundo. Saludos +La utopía del día a día

    Mafalda, después de medio siglo, sigue en vigencia ;)

    ResponderEliminar
  6. La España trágica, parece que no hemos salido de los 50s

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-