Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

8 de octubre de 2014

Villamor de Riello nos invita al II Mercadillo de 2ª mano


** Los días 11 y 12 de Octubre coincidiendo con el puente "del Pilar", Villamor de Riello nos invita al II Mercadillo de 2ª mano, si os cuadra comprar o vender... o sólo mirar, es buena excusa para acercarse.

Para los que aun no conozcáis este Bar Restaurante, decir que es altamente recomendable, los taberneros lo mejor de la zona, son gente emprendendora y luchadora que siempre están buscando alternativas tanto culinarias como culturales y por supuesto están dejando el listón de Riello y como no de Omaña bien alto.

Está ubicado en la misma carretera de León a Villablino, frente a la iglesia de Riello. Pincha aquí para darte un paseo virtual, por cierto los callos, el trato y el mercadillo no están includos en dicho paseo. Así que...

Nos vemos por Riello

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma.-


6 comentarios :

  1. Elegir el nombre para un nuevo negocio resulta muy significativo. Hubo épocas de nombres exóticos en inglés o que encerraban una clave secreta para los clientes, los hubo que sumaban los nombres de quienes los abrían (Sayma era simplementeSara y Manolo...), los hubo clásicos (La Plaza, Santa Nonia...).

    Llamar a un nuevo local, a un bar restaurante en este caso, Villamor de Riello significa muchas cosas, pero una evidente, laapuesta por la tradición al recuperar el viejo nombre que había tenido cuando todos le llamaban el bar de Aurelio, hasta que cerró, ya hace casi 30 años.

    Llamar a un bar Villamor de Riello significa el orgullo de estar en una tierra, Riello en Omaña, y recordar que existió allí un viejo concejo llamado Villamor de Riello, con 13 pueblo, con viejos nombres (Lariego de Arriba y Abajo, Zeide, La Uz...), con concurridos mercados, comercio floreciente y una más que rica vida comunal.
    Así la vieja historia regresa con un nombre, Villamor de Riello, y una filosofía, la de la tradición adaptada a los tiempos que corren. No sé qué dirían Aurelio y Mercedes, la hermana de Ángelín el carnicero, de los nuevos platos y los menús del día del nuevo Villamor de Riello, a 9 euros, por cierto. La apuesta de los nuevos dueños es que el espíritu de ellos siga allí y el restaurantesea un bar nuevo con sabor de siempre.

    A ello habría que añadir lo que significa en estos tiempos que corren un bar en un pueblo cuando se mira al invierno. La despoblación mata, pero la despoblación en aquellos pueblos que cierran sus bares es una crueldad cargada de tristeza. Omaña es una tierra sembrada de pueblo que necesitan mirar al horizonte y encontrar luces encendidas, puertas abiertas. Que es lo que ha hecho hace unos días Villamor de Riello, aunque la inauguración oficial será en los primeros días de agosto, cuando contarán con la presencia del creador del cartel, el dibujante Lolo. Se acercan los tiempos de celebrar muy sinceramente los nuevos bares en las tierras viejas.

    Riello tiene una nueva luz encendida, una puerta abierta, un bar donde bien conversar y mejor comer, un filandón abierto a todas las gentes que viven y pasan, un espacio necesario, un viejo recuerdo... Villamor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información, bonito reportaje hizo Ful al respecto.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. Mis abuelos paraban por esta cantina cuando iban a la feria de Riello, tengo ganas de volver por Omaña. Un beso utópica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis abuelos supongo que también paraban por ahí en días de feria, pues a volver pronto por Omaña.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  3. Y yo que pensé que los callos y el trato estaban incluidos en la visita virtual jajaajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te extrañes, que en Villamor de Riello todo es posible.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-