Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

15 de noviembre de 2009

La hora leonesa desde la Puerta del Sol



¿¿¿Sabias que el relojero de la Puerta del Sol... era de León???

José Rodríguez Losada,nació en 1797, en Iruela en la Comarca de La Cabrera, En el siglo XIX los relojeros suizos y británicos se dedicaban a falsificar los relojes que un leonés hacia en Londres y a distribuirlos en el mercado español, de igual manera que ahora se falsifican y comercializan las más prestigiosas marcas de relojes. Se trataba de José Rodríguez Losada, autor del conocido reloj de torre de la Puerta del Sol madrileña, que regaló a la ciudad. Fue el mejor relojero español de la época.

De sus relojes de torre, se conocen el de la Puerta del Sol de Madrid, el del Ministerio de Fomento que ahora está en un depósito municipal en Coslada, el de la Catedral de Málaga, el del Colegio Naval de San Fernando en Cádiz, el del Ayuntamiento de Sevilla y el del Colegio de los Escolapios de Getafe.


Su maquinaria es, sencillamente, una maravilla. Tiene sonería de horas y lo que es más raro, de cuartos, que da lugar a tantas confusiones el día de Nochevieja y a atragantarnos con las uvas.

Su autonomía de funcionamiento es de una semana. Cualquiera de sus piezas se puede desarmar sin tener que desmontar el reloj y su péndulo mide 3 metros.

Las bombas de aviación y los proyectiles de artillería disparados desde la Casa de Campo dejaron el centro de Madrid en el estado que se puede apreciar en la foto del montaje que hice. De algunos edificios únicamente quedaron las fachadas. El reloj ha dado sus horas puntualmente incluso en época de guerra desgraciadamente.

Desde mi utopía del día a día me gustaría hacer un llamamiento a todos los medios de comunicación tanto radio como televisión, que este año no se olviden al retransmitir las campanada que donde nació el relojero que construyo el reloj de la Puerta del Sol era de León y celebramos el 1.100 aniversario del “REINO DE LEÓN” creo que nuestro relojero "Losada" tambien se merece UN BRINDIS.

Irma.-
"Para eso tienes tantos relojes, ¿no? ¿Uno para cada hombre?" "No, Momo contestó el maestro Hora. Estos relojes no son más que una afición mía. Sólo son reproducciones muy imperfectas de algo que todo hombre lleva en su pecho, un corazón para percibir el tiempo. Pero, por desgracia, hay corazones ciegos y sordos que no perciben nada, a pesar de latir". "¿Y si un día mi corazón deja de latir?", preguntó Momo. "Entonces, replicó el maestro Hora, el tiempo se habrá acabado para ti, mi niña". (Michael Ende, Momo).

10 comentarios :

  1. "que bonito Irma...chin chin por el Reino de León, pero mejor veniros de nuevo a brindar in situ (en Sol)..muchos besines"

    ResponderEliminar
  2. que se inicie el año con un brindis por el Reino de León ¿te imaginas? Eso sí que sería una utopía y por el relojero Losada, por su puesto

    ResponderEliminar
  3. Hola:
    Dende guei hai un enllaz al tou blog nel blog de L´ASTIELLA DE RIBESLA
    Gracias pur tabayare pulu de nuesu

    ResponderEliminar
  4. Una idea cojonuda y de lo más "ingeniosa" Irma, enhorabuena por tu blog

    ResponderEliminar
  5. http://paramensis.blogspot.com/2008/01/curiosidad.html

    ResponderEliminar
  6. He visto que en Leonoticias, se quieren acercar peligrosamente a lo que has colgado pero ni de lejos, imagino que no los dejen jajajaja.

    Siempre es más de lo mismo.
    Un beso, Irma seguimos tu curro y apoyando tus utopías diarias.
    Abrazos maragatos

    ResponderEliminar
  7. Pues sí que estaría bien hacer una mención al Relojero Losada la noche del 31 de diciembre...Sería una estupenda manera de comenzar el año 2010. Tampoco estaría mal que durante el año algún telediario o programas radiofónicos se retransmitieran desde aquí

    ResponderEliminar
  8. Gracias...

    Pero no sé porque me da, que nadie se quiere implicar en este tema.

    besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-