Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

22 de diciembre de 2016

Representación de la "Pastorada" en Reliegos, se trata de una de las tradiciones más arraigadas en la cultura rural leonesa

Presta mucho que este tipo de tradiciones no se pierdan

Pasaron más de 60 largos años para que en Reliegos volvieran a disfrutar de uno de los autos de Navidad más arraigados en la cultura leonesa. Corría el año 2006 y un grupo de vecinos de esta localidad se puso de acuerdo para rescatar del olvido su peculiar “Pastorada” o “Cordera”. 

Hoy diez años después, quieren restituir una tradición que nunca se debió perder: la tradición de representar la “Pastorada” una vez cada diez años. Fiel a la tradición, la localidad de Reliegos acogerá la representación de su típica “Pastorada” o “Cordera”. 

Una veintena de vecinos del pueblo llevan muchos meses ensayando los cánticos, los diálogos y las acciones teatrales que componen este Auto de Navidad. Cada semana se reúnen en el templo parroquial para repasar un texto centenario que ronda las 7.500 palabras, y que simboliza una de las múltiples tradiciones que atesora este pueblo. 

Esta veintena de improvisados actores y actrices tienen edades muy dispares, comprendidas entre los 10 y los 80 años aproximadamente. Pero a todos ellos les une un lazo común: la ilusión porque no se pierdan las tradiciones rurales. 

Ahora, próximos a la fecha de la representación, estos vecinos y vecinas sienten orgullo y responsabilidad. Orgullo y responsabilidad por lo que representa para ellos tomar el relevo de una costumbre recuperada en el 2006 y que, siguiendo la huella marcada por sus antepasados, debe celebrarse una vez cada diez años. 

La representación contará con importantes decorados construidos por los propios promotores de la iniciativa. El vestuario y los utensilios empleados por los personajes también se adaptará completamente a la acción dramática que se pretende simular. Habrá imponentes juegos y cambios de luces, que sorprenderán al espectador. Un moderno sistema de megafonía permitirá escuchar toda la dramatización desde cualquier rincón de la iglesia. 

Por encima de todo ello, destaca la cordera. Se trata de un aspecto muy destacado, porque en algunas zonas de la provincia da nombre a este arraigado auto de Navidad. Como ya ocurriera hace diez años, este animal ha sido donado por el único pastor en activo que pervive en Reliegos. 

Por otra parte, los asistentes también podrán contemplar el popular Belén que se expone en el interior del templo parroquial, así como una muestra del tradicional Ramo Leonés de Navidad. También será posible visionar todas las estampas participantes en un concurso de postales navideñas que ha sido promovido por la asociación cultural de la localidad. 

Desde la organización se esfuerzan en animar a la sociedad a que asista a este evento, porque volverá a pasar un largo decenio para volver a disfrutar de esta obra que es patrimonio inmaterial de todos los vecinos de Reliegos. 

El evento tendrá lugar en la Iglesia Parroquial, al filo de la medianoche del 24 de diciembre, día de Nochebuena. Una vez concluido el acto, los organizadores deleitarán al público asistente con un pequeño aguinaldo. Además, existirá un segundo pase que se celebrará a las 18:00 horas del día de Navidad. En este caso, cuando finalice el acto, se realizará el sorteo y entrega de premios de una pequeña rifa. 

La entrada para ambos días es totalmente gratuita.

No faltéis, 
porque esto ocurre solo una vez cada 10 años

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.-

3 comentarios :

  1. Una tradición que no debe perderse. Ya sabes que me pilla un poco lejos, jeje.

    Felices fiestas Irma, para ti y los tuyos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Feliz NATAL y ¡ exitazo en esa tradición !

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Irma por dejarnos formar parte de tu "mundo utópico". Estamos muy satisfechos con el resultado de ambos días. Nuestros mayores nos han elogiado y han arropado la representación desde sus humildes butacas. Sin duda, un aliciente extraordinario para no dejar morir tradiciones tan simbólicas y profundamente cazurras como esta. Saludos utópicos. Has ganado un nuevo lector. Felices fiestas.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-