Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

28 de julio de 2016

El proceso de extracción del oro en Rodalquilar, la utopía del oro

Minas de oro de Rodalquilar
** Rodalquilar es una localidad del municipio de Nijar en la provincia de Almería, dentro del parque natural del Cabo de Gata-Níjar en la comunidad autónoma de Andalucía, es conocida por sus antiguas minas de oro.

Por cierto, en León también tenemos minas con lingotes y sin lingotes, donde siempre se han forrado cuatro listos a cuenta del sudor de muchos trabajadores, la historia siempre es la misma, se cuenta en diferentes momentos de la historia pero el fin siempre es el mismo.

Después de que el Instituto Nacional de Industria (INI) se hiciera cargo de las minas de Rodalquilar, este organismo encomendó las labores de investigación y explotación a la Empresa Nacional ADARO de Investigaciones Mineras (E.N.A.). ADARO, entre otros objetivos, acometió el montaje en 1956 de una instalación de tratamiento de cuarzos auríferos mediante el método de cianuración. Esta instalación, con maquinaria de fabricación americana, se ubicó en la zona norte del poblado minero, aprovechando la infraestructura previa existente a los servicios de abastecimiento de agua.

El mineral extraído en las galerías y canteras próximas (cuarzo aurífero) era transportado hasta la tolva mediante cintas transportadoras conducido hasta las dos torres de trituración, donde el material, mezclado con agua, era molido hasta alcanzar un tamaño de grano fino. A continuación la papilla resultante pasaba a los tanques espesadores donde perdía parte del agua. En la siguiente fase la pulpa obtenida se hacía pasar por tres tanques agitadores donde se añadía cianuro sódico, para pasar el oro a estado líquido. La mezcla de oro pasaba a cuatro tanques lavadores donde se removía y aireaba para obtenter la solución rica en oro.

La pulpa estéril se enviaba a la escombrera actualmente sellada (miedo me dan estas escombreras selladas).

Despues de todos estos tratamientos, la solución que contenía el oro pasaba al edificio de precipitación donde se mezclaba con polvo de cinic y era sometida a diferentes tratamientos que culminaban con la obtención de oro fundido en lingotes.

Nuestra sociedad ha llegado a un momento 
en que ya no adora al becerro de oro, 
sino al oro del becerro.
(Antonio Gala)

Este complejo minero fue adquirido en 1991 por la entonces Agencia de Medio Ambiente de la Junta de Andalucia, dicen que en la actualidad está en curso de restauración para albergar distintos equipamientos de Parque Natural, pero...

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.-


8 comentarios :

  1. La obtención de lucro , era laborioso ( y penoso , de modo letal , para los desgraciados laborantes )
    Hoy , el *progreso* , facilita el "lucro" , con absoluta impunidad , en otras minas ( Erario Público
    y Cajas Mutualistas ). O. M. G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la historia siempre es la misma, cambian los personajes pero poquito más.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. Debe de ser muy interesante Mi estimada y no olvidada Irma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es interesante imaginar por un momento como funcionaba todo aquello y como el paso del tiempo lo ha ido arruinando, por cierto no encontramos ningún lingote de oro despistado.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. No sabía lo de las minas de oro en León. Donde hay parné hay corruptos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooo estas están en Almería, en León tenemos otra también muy interesantes de la época de los romanos pero esas las dejamos para otro día.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  4. Las MÉDULAS . ( la perdurabilidad de los "efectos colaterales" de la *labor humana* ).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Médulas para otro día.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-