Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

14 de diciembre de 2014

Tres cuentos leoneses en La Habana de Alfonso García Rodríguez


** ¿Qué puedo decir de mi Habana? bueno sí, que es una de mis pequeñas grandes utopías, me gustaría quedarme un tiempo, pero de momento ni Fidel me deja quedarme, ni Mariano irme, digamos que sigue siendo una de mis utopías del día a día.

Alfonso en sus Tres cuentos leoneses en La Habana nos cuenta alguna que otra historia leonesa en La Habana, donde aún vive el mítico Genarín o donde  una serie de curiosos personajes celebran la primera botillada, incluso el Che en los primeros tiempos de la Revolución conoce a una leonesa donde el autor de estos cuentos dice que "compartirán algo más que palabras", en fin estoy deseando tener estas historias en mis manos.

Por cierto cuando visitamos  Regla el señor que cuida el lugar nos contó que descendía de la montaña esa es otra historia".
de León, el lugar en sí tambien tiene mucho que ver con León, pero como dice Moustache el camarero de la película Irma la dulce "

15 de Diciembre a las 20:00h presentación del libro "Tres cuentos leoneses en La Habana"
Lugar: Club de Prensa de Diario de León (Entrada por C/ Fajeros,2)

Intervienen:Alfonso García (Autor)
Joaquín S. Torné (Director del DIARIO DE LEÓN
Nicolás Miñambres (Profesor y Crítico Literario)
Héctor Escobar (Editor) 

        Post publicado en el periódico digital iLeon.com


Corazón de mango

Huele a mar el aire sereno y fértil de La Habana,

a silencios encendidos que esconden sus misterios en el verde corazón

del pálpito de las aguas que anuncian horizontes.

Ciudad y mar

bajo una lluvia torrencial que ilumina gestos y miradas

en las dulces palabras de amor que llenan de luz los soportales.

Caminan con sabia lentitud las mujeres, que llevan en los ojos

el color del mar, del cielo, del aire, del sol o de la miel.

Cuando regreso,

regreso al laberinto azul de la memoria. Al origen sereno de la lluvia

que llega hasta el alma con el inconfundible olor de sus raíces

cuando convierte en barro el polvo sediento del verano.

Huele a tierra en el corazón feliz de aquellos días de risas redondas

como el mundo. Y viajo sin destino conocido en el vértice del cariño de los míos.

Me cobijo bajo los corredores de madera apuntalados en el aire.

Ay, Dios mío, el agua siempre, siempre el agua temblándome en las manos.

Dibujo en La Habana la geometría de las frutas, las mariposas y los besos.

Y regresan al Malecón las gaviotas

que anuncian otros tiempos, nuevos mares.

La caricia del perfume

de estos vientos se derrama sobre el aliento envejecido de sus calles.

Resplandece la luz húmeda del mediodía.

Siento el calor de los abrazos

de esta gente que ya es mía al proclamar los mismos nombres.

Habitamos los espacios de tantas dudas y de idénticas certezas.

Sólo quiero saber ahora hasta dónde huele el alma compartida.

¿Conoce alguien los aromas que destilan los surcos de la sangre?

¿Quién sabe qué fragancias esculpen los caminos interiores?

Certifico,

con la solemnidad serena de quien agita su palabra bajo la bóveda del Capitolio,

que yo tengo corazón de mango. Hoy tengo corazón de mango, amor,

y contemplo la ciudad desconchada y amorosa con el olor nómada del sándalo.

La recorro piedra a piedra

desde los ojos luminosos de una piel sembrada en la ternura.

El mango brilla en la transparencia de sus ojos. Sabor canela. Y es húmeda

la mirada azul y la sonrisa entristecida. Mulata vacía ya de sueños,

los dejó atrapados en la cresta de las olas que ponen fin al horizonte.

                                                                                Cuando regreso,

la tristeza se nutre del corazón de las rocas que me acechan.

Es Nochebuena,

la desolación tiene cabeza de víbora. Y, sin embargo,

los mangos siguen llenando con su perfume el mundo.

Me siento extraño entre los míos,

tan extraño como las estrellas en un atardecer de niebla.

El tiempo

es un tirano del amor y sus misterios en este punto único del mundo.

La nieve brilla sobre la noche incierta. Hay soledad vegetal en los cristales.

Seguro que a estas horas en La Habana

huele a asfalto, a orines y harinas horneadas.

Y en el recuerdo, almendros, pomos y jazmines. Quién sabe

si no se harán los olores invisibles o se marchitarán para siempre las mimosas.

Pero la tentación está siempre en la dulzura de los mangos.

En el inconfundible olor de las miradas que me habitan. 


Por Alfonso García Rodríguez

Irma.- 

6 comentarios :

  1. Me parece muy bueno, a disfrutarlo y divertirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. Estupendo ese "Corazón de mango" y la foto de la Habana!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Habana en sí es toda ella una foto, bueno digamos que toda Cuba y su gente.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-