5 de agosto de 2014

Cada día está un tilín más cerca mi utopía. Corazón leonés desde La Habana

Aparcando una utopía

** Una de mis utopías está en Cuba, no sé si conseguiré hacerla realidad, pero poquito a poquito se va andando el camino de la utopía.

Tengo tantas vivencias e historias utópicas que contar sobre mi Cuba que no sabría por donde empezar, por cierto a Cuba sí le preocupan nuestros palomares de León, pero como diría Moustache el camarero de la película Irma la Dulce "pero esa, es otra historia" y quizás otra utopía.

El Diario de León ha hecho que vuelva a irme a mi Habana, por lo menos por un instante "utópico". Pincha aquí para leer el reportaje.

Corazón leonés desde La Habana


La colonia leonesa en cuba ha reunido a cientos de leoneses durante un siglo para no perder el vínculo con su tierra natal y mantener viva la memoria de una forma de ser y entender la vida.

No hay un dato con el suficiente rigor estadístico del número de leoneses que emigraron a Cuba, como tampoco de México, Argentina... pero está claro que, a finales del siglo XIX y principios del XX fueron miles los que fueron a hacer las Américas a tierras caribeñas.

Según Juan Andrés Blanco, en su libro «El sueño de tantos», León fue en ese periodo la provincia con más emigrantes en Cuba, dentro del conjunto de la comunidad autónoma de Castilla y León.

Esa razón y el peso de algunos paisanos en la vida social de La Habana germinaron en la fundación de la Colonia Leonesa en Cuba, con fecha para la historia de 29 de julio de 1914, justo hace ahora cien años, aunque en principio surgiera con el nombre de Club Leonés.

A principios de julio de ese año, un grupo de leoneses, hasta entonces integrados en el Centro Castellano, dio el primer paso y organizó una romería de ambiente cazurro para la entrega de un estandarte de la provincia concedido por la Diputación. Tal fue el éxito que, ese 29 de julio, se celebró ya la primera reunión, presidida por Emilio Cuenllas y con Garcilaso Rey como secretario. Sin embargo, desavenencias con algunos socios hicieron que también se creara el Club de la Colonia Leonesa hasta que ambas asociaciones decidieron fusionarse un año después, en 1915, no sin que persistieran algunos conflictos internos durante algún tiempo.

La Colonia Leonesa de Cuba surge «con la finalidad de aglutinar y estrechar las relaciones entre los leoneses y sus familiares residentes en Cuba» y hoy sigue presente, contra viento y marea, con 764 socios, y una más que aceptable actividad social.

Cuba fue para León uno de los principales destinos de la emigración a América, aunque en menor medida que México y Argentina. Tras la Guerra de la Independencia y la constitución de la nueva república en 1902, presidida por Estrada Palma, se abrieron múltiples expectativas en la isla, pese a lo diezmada que quedó su población tras el conflicto con España. Se calcula que hasta 1933 entraron en Cuba más de 700.000 españoles, la tercera parte gallegos, seguidos de asturianos, canarios, leoneses... En 1917, el 34.8% de los emigrantes españoles se dedicaban a la agricultura, el 16.8% al comercio, el 6.5% eran jornaleros, el 2.5% carpinteros y el 31.8% a otras actividades. Teniendo en cuenta que en 1899 la población total de Cuba era poco más de un millón y medio habitantes, la masiva emigración española de casi tres cuartos de millón de personas influyó en todos los órdenes: social, económico, político, cultural y hasta religioso.

La Colonia Leonesa tiene en esos primeros años de vida fuerza y recursos suficientes, hasta el punto de apoyar iniciativas como la ayuda que, en 1927, envió para el proyecto del ferrocarril Pravia-Cangas-Villablino. O la suscripción que ese mismo año, el 24 de abril, se realizó para apoyar a la Ciudad Universitaria de Madrid.

No sólo se funda como club social. Cuenta con asesoría médica y jurídica, tiene hasta su propia finca de recreo en Villa Ana María, en la zona de Arroyo Arenas, cerca de La Habana, y gestiona hasta los enterramientos en el cementerio Colón de la capital cubana, iniciativa que después dio paso a la construcción de un Panteón tras la adquisición de una parcela de 120 metros, cuyo coste fue de 1.200 pesos de la época, construcción que hoy sigue en pie.

La cuota para ser socio de la Colonia Leonesa de Cuba empezó siendo de 0,5 pesos al mes, y algo menos para las mujeres. Otra prueba de su peso y pujanza en la sociedad cubana fue el hecho de que, entre suscripciones y donaciones, en 1938 llegó a recaudar más de 20.976 pesos para distintas causas benéficas en pro de los leoneses en condiciones más precarias.

Los avatares políticos de Cuba han ido cambiando su realidad social, pero siempre ha sabido mantener su identidad leonesa, como ha demostrado los actos que han conmemorado los cien años desde su fundación aquel 29 de julio de 1914.

El pasado 21 de julio, con una conferencia del historiador Abel Abella y la inauguración en una muestra fotográfica y documental en la sede permanente del capitalino municipio de Centro Habana, dio comienzo la programación.

La víspera, en el Panteón Social del habanero cementerio de Cristóbal Colón, miembros de la junta directiva y representantes de la asociación participaron en una misa para bendecir el estandarte de la Colonia y el programa de actividades que culminó el pasado día 27 de julio.

En los últimos años, la Diputación ha canalizado varios envíos a través de la Colonia Leonesa en Cuba. Un trocito de León en la isla más querida por los españoles.

Todo por la revolución
Cartel de celebración del 25 aniversario, en 1939 - DL
Irma.-

18 comentarios:

  1. Utopicaa, utopicaaaaaaa que si te vuelves a ir sabemos que no volveis ninguno de los dos y os queremos por aqui, ademas se os quiere un monton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que una de las veces que estuvimos casi casi encuentro a un primo viviendo allí, asi que nos sobran excusas para volver y...

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. !Que bueno es el cariño entre las gentes!, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hace mejores personitas a todos.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Qué lindo, mi utópica, conocer esos detalles! Ya sabes que si te arrastra la colonia a estos lares, tienes mi abrazo seguro!! Te quierooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss como me gustaría conseguir hacer realidad esta utopía, por cierto pon a enfriar unas Bucaneros.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  4. Tus vivencias en cuba se corresponden bastante pero en mayor escala con Argentina. allí el centro gallego tiene un gran poderío y en Mar del Plata el centro vasco fue un gran sueño poderlo conocer y además a toda la cual mientras estuve allí me adoptaron.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así he sentido en Cuba siempre que he estado por ahí.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  5. ¡¡¡¡Ojalá consigas hacer realidad tu utopía!!! Besetesss

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Me ha encantado tu email, graciasss por compartir tus vivenciassss, es preciosooo.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Graciass me alegro que te gusten.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  8. pensando en ti.

    Irma: Una de las cosas más asombrosas y maravillosas del internet es que vamos encontrando personas con quienes nos identificamos mucho. Así me está sucediendo contigo. Eres una mujer que no teme decir lo que piensa, muy auténtica. Creo que así soy yo también.... pues

    Yo nací utópica, crecí utópica, me dasorrllé utópica y utópica voy a morir.

    Tengo dos paraisos, para pasar el resto de mi vida, dentro de unos años, si trabajo lo necesario por ellos: uno está dentro de México, lejos de donde vivo, en el sur, yo vivo en el norte, pegadito con USA y aquí la mentalidad siempre ha sido imitar a Estados Unidos, todo lo que sea yanqui es lo que la gente adora.

    El paraiso mexicano es una playa casi solitaria, en Campeche... pero hermosísima, con montaña, porque la montaña es algo que no me puede faltar. Y la otra es Cuba.

    Me conmovió mucho tu entrada de Cuba... he ido muchísimas veces, hasta negocié con ese país durante unos cuantos años, y te puedo decir que lo más feliz de mi vida ha sido por allá. Conocí a muchos españoles, no me imaginé que muchos de ellos fueran de León.

    Te puedo decir que vivir en la ciudad donde vivo, siempre ha sido contra corriente... pienso y soy muy diferente a la media. En ese paraiso mexicano que te cuento, las cosas fluyen de manera muy diferente, aunque no he vivido allí por tiempo prolongado. Pero en Cuba sí y me puedo ajustar perfectamente a su estilo de vida... aunque no me queda claro que fuera igual de encantador si su sistema cambiara. Porque creo que se transformaría en otro Puerto Rico, una isla maravillosa con una mentalidad totalmente yanqui.

    Cuba me gusta como es, como está hoy. A mí me llevó mi adoración por el Ché hacia allá... luego me di cuenta que él no fue precisamente el mito que se creo y que hasta cruel fueç y que incluso los cubanos no lo querían tanto como se dice. A quien adoraban era a Camilo Cienfuegos.

    Pero de todas formas, la idiosincrasia cubana me agrada uy sopbre todo a interactuar con las personas cultas que son muchísimas. Aunque, ojo: la población de 30 hacia abajo ya no tienen mucha cultura, ni grandes ideales, más alla de el dólar.

    Viví también allá porque estuve casada con un maravilloso cubano durante 18 años, por lo que soy un tanto cubana y de hecho en papeles también.... Te puedo decir que Cuba cambió mi vida, para bien, mis aspiraciones son muy diferentes después de haber vivido allá. Vaya, que en Cuba, fue donde principalmente afiancé lo que vale en la vida y deseché lo que no.... Eso me puso más distante con mis paisanos.

    Porque me di cuenta exactamente que es lo fundamental en la vida. Cosa que los jóvenes cubanos no comprenderían jamás, a menos que salgan.

    Ojalá que pueda cumplir mi sueño, sería una muy feliz guajira por allá. Con una choza junto al mar y un mundo de amistades.

    No sé si estés en lo de Silvio, es un blog que frecuento mucho:

    http://segundacita.blogspot.mx/

    Te mando también un cuentito que es momento de simplemente contemplar, mientras que los hombres preparaban un puerco para la cena de fin de año.... que alguna vez escribí, acerca de los niños y la hija de una vecina, que muy pequeñita era adorable, por su salero, dignidad elegancia y despafhatez, como la mayoría de cuban@s, algo que también me encanta de aquella gente, tienen una autoestima alta y un sentido de dignidad como pocos.

    http://saboranisestrella.blogspot.mx/2011/03/jessica-en-central.html

    Un abrazo muy grande Irma utgópica y también con corazón cubano, como el mío.

    ResponderEliminar
  9. Pero que cuquina eres, joder que utopía mas guapa tienes siempre

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-