Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

3 de julio de 2014

Los carreteros un oficio extinguido en León

Los carreteros
Este carro se puede ver en el Museo Etnográfico de León

** Tuve la suerte de conocer a un carretero dícese a un fabricante de carros, es una historia bonita, quizás como todas las historias de nuestras gentes y nuestros pueblos, todos guardan sus historias y sus instantes pero desgraciadamente lo que llamamos modernidad se está comiendo viejos oficios, viejas construcciones y un largo etc.

Quien sea de Santas Martas o de alrededor seguro que conoció a Apolinar Pastrana Lozano, conocido como Poli o como Pastrana, empezó siendo carretero oficio que heredó de su padre y de su abuelo y de alguna generación más atrás, fue modernizándose con los tiempos y terminó haciendo remolques agrícolas, ahora son sus hijos los que han seguido el oficio, han cambiado esos viejos carros de madera tirados por mulas o vacas por remolques tirados por  tractores con miles de caballos.

Poli contaba como hacian esos carros de madera, las dificultades que tenía a la hora de hacer el aro de hierro de las ruedas, como las mujeres de la familia pintaban esas filigranas que tenían los carros, en fin es una pena que ya queden pocos carros de madera por ahí y los que aun están bien conservados solo se puedan ver en los museos, ahí es cuando entra nuestra imaginacion y nos imaginamos el trabajo que dió construir esos carros y la cantidad de paja y de hierba que habrán acarreado.

Recuperar aquellos oficios que se han extinguido en el siglo pasado quizás sea una utopía, pero  quizás tengamos que cambiar muchas cosas que hemos ido olvidando del pasado y cada vez empiezan a ser más necesarias en el futuro.

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

El Carro Chillón
Irma.-

21 comentarios :

  1. Mi abuelo Fondo era carretero junto con mi abuela Rosa. Todavía quedan docenas de ruedas a medio hacer en lo que era su taller. Eran una sabia mezcla de carpinteros y de herreros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi suegro fue carretero y siempre contaba un montón de historias al respecto, despues con los tiempos y la llamada "modernidad" empezó hacer remolques agrícolas, cambiando la madera por el hierro, ahora son sus hijos los que siguen la tradición, amoldándose con los tiempos.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. ¡¡Bonita foto y bonita historia de fondo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Bonito guiño a los viejos oficios.

    ResponderEliminar
  4. Quiero darte la enhorabuena por el blog, por tus fotografías y por todas las iniciativas utópicas que peleas, ánimo Irma y gracias por compartir este espacio.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros, ya que las utopías al final si queremos hacerlas realidad gran parte de ellas dependemos unos de otros #ubuntu

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  5. Vente por Babia utópica que sé donde puedes ver un par de carros impecables, bien cuidados y guardados en un portalón, los de la montaña eran diferentes pero carros son.

    Bonita historia, me encanta la foto que te has marcado, por fin vas sacando fotos aunque sea a cuentagotas, tenemos que hablar contigo sobre un tema "cultural" para este otoño - invierno, ya sé que no hay palomares pero tu utopía es muuuu grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que nos debemos una escapada por Babia, ainsss pero una escapada de las de yaaaaaaaaaaaaa mismo. Pues ya me enseñarás esos carros, mis abuelos creo recordar que tenían dos o tres carros y supongo que aun existan, tengo que indagar.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  6. Creo que esto ha desparecido en todas partes. Ahora tractores y hasta con aire acondicionado. Precioso carro. Un tío mío en Chiva (Valencia), fue uno de los últimos del pueblo que para las tareas del campo todavía tenía macho y carro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me temo que pocos quedan ya y es una lástima, pero bueno es lo que trae eso que llaman "la modernidad" donde de un modo u otro nos han ido enganchando a la gasolina el gasoil y ese largo etc...

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  7. Es un oficio ya extinguido por completo (por desgracia) como otros tantos. Tal vez vuelva, porque nunca se sabe qué es lo va a traer el futuro. Así ha ocurrido con el oficio de zapatero remendón y el de costurera, a los que la crisis ha obligado a volver.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo y a la vez nuestras propias vidas dan muchas vueltas y las crisis es lo que tienen siempre, que nos vuelven a colocar a todos nuevamente en nuestros sitios incluso en sitios que pensábamos ya "perdidos", en fin...

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  8. Cuanto se podría aprender de todas estas tradiciones. Metidos en la locura de la modernidad la gente más joven no es capaz de comprender la perspectiva de estas cosas.
    Muy buena entrada
    Un abrazo Irma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Ángel.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  9. El cambio y la modernidad se ha impuesto por razones económicas y por la ley de la vida, sin embargo nos embarga la nostalgia de aquellas cosas bien hechas del ayer, del hombre como artesano y creador que tanto echamos de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que vamos a tener que volver a poner nuestros pies en la tierra y amasar con nuestras propias manos si queremos salir de todo esto, ya que nos han vendido que para un próspero cambio había que globalizarse y así seríamos todos más modernos y tener siempre una dependencia directa con multinacionales, de todo tipo, gobiernos que nos asfixian y hemos dejado escapar de nuestros dedos algo tan básico como saber cultivar nuestra propia comida y un largo etc.... bueno debo de ser muy utópica pero...

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  10. Mi abuela llevaba la leche en una de esas carretas por todo Sahagun. Le gustaba contar estas historias y yo aprendi mucho de ella; aunque luego decia que queria olvidar todo eso. En parte fue esa misma generacion la que quiso olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así y pasan de nuevo un par de generaciones como mucho y volvemos a dar ese giro que buena falta está haciendo.

      No sabia que tu abuela era de Sahagún me quedé con el tema de Cuba, joé que buenoooo me encanta, avísame cuando te vengas por estas tierras, ya sabes que cuando vaya por ahí nos vemos fijo.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  11. Felicitaciones!!!
    Estupenda captura.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-