6 de mayo de 2013

Cuenta la leyenda que Pelayo escondía sus caballos en los puertos de Abelgas de Luna, para luchar contra la Junta de Castilla y León, perdón, contra los sarracenos

Cuenta la leyenda que Pelayo...

 ** Cuenta la leyenda que Pelayo escondía sus caballos en los puertos de Abelgas de Luna, llamado el valle Escondido, para luchar contra los sarracenos. En la actualidad son mucho más peligrosos; la Junta de Castilla y León, algunos ayuntamientos y el Gobierno de España, ya que nos quieren saquear los puertos de montaña, las Juntas Vecinales y un largo etc.

¡¡Pobre Pelayo si levantase la cabeza!! bueno claro que en León, estuvo decapitado encima del Arco de la Cárcel hasta hace cuatro días y ahora el pobre está rodeado de moscas y de cosas que no están muy bien definidas, pero nos han costado buena pasta a todos los leoneses, algunos ven unicornios en una grua, en fin  si es que ya lo decía mi abuelo...

Post publicado en el periódico digital Ileon.com

Irma.-

24 comentarios:

  1. Vaya fotón claro que el pie de foto lo has bordado, jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. La foto es muy buena.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena foto y la historia de nuestra provincia tan lamentable como siempre, un post muy ingenioso, como todo tu blog.

    ResponderEliminar
  4. Que toma nocturana tan buena Irma .... romanos, sarracenos, políticos/burócratas ... cuidado que ha tenido invasiones este país ;-)

    ResponderEliminar
  5. De la historia de esta provincia mejor paso palabra, pero la foto me parece espectacular, tienes un bonito modo de patalear las injusticias y realzar la belleza de nuestro entorno.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante! Es bueno saberlo.

    ResponderEliminar
  7. Afortunadamente no sale ninguna mosca melodeando el cogote de don Pelayo, por cierto una foto impecable.

    ResponderEliminar
  8. Hace unos días le faltaba la espada. Se la escondería el señor Alcalde, los sarracenos, la "Yunta"....?
    Parece que aun muerto,los infieles le siguen teniendo pánico.

    ResponderEliminar
  9. La foto es la ostia! menuda definición y que decir de la exposición, genial

    ResponderEliminar
  10. Pobre Pelayo si levantase la cabeza, pero la foto la has clavado utópica.

    ResponderEliminar
  11. Una foto impecable y del resto poco más que añadir, seguimos sufriendo los saqueos y el maltrato a nuestra provincia y a este país que están arruinando entre todos.

    ResponderEliminar
  12. ke foto más bonita Irma y que verdades cascas sobre todo de lo que nos rodea, me encanta tu blog y la chispa de humor que te gastas- besitos

    ResponderEliminar
  13. Muy buena la foto y el contexto real como la vida misma. Tienes un blog muy interesante felictarte por tus utopías.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. jajajaajajajajajaaja muy buenooooo y la foto me parece increible.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta! muacksssssssssssss

    ResponderEliminar
  17. Poco más puedo decir, simplemente mil gracias a todos por vuestros comentarios y por seguir siempre mi utopía tan de cerca.

    Abrazote y besines utópicos para todos, Irma.-

    ResponderEliminar
  18. Pues sí que le has sacado lustre a la frasecita "Cuenta la leyenda que Pelayo escondía sus caballos en los puertos de Abelgas de Luna, llamado el valle Escondido, para luchar contra los sarracenos" (Golpe a los puertos pirenaicos. Diario de León. 24/04/2013). No imaginé que iba a tener este eco. ¡Gracias! Ana Gaitero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaajajajajaja pedazooo artículo te has marcado, como siempre, es que el pobre Pelayo si levantase la cabeza ufff, entre las moscas, los sarracenos y...

      Nos están saqueando por todas las bandas y lo curioso es que no pasa nada.

      Besinesss utópicos, Irma.-

      Eliminar
  19. Ya no sé si encabronarme hasta llegar a los topes o reirme, así que sigo disfrutando de la foto en blanco y negro que nos has regalado.
    Buen bien de semana.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-