28 de marzo de 2013

La solidaridad no puede ser una utopía #CafesPendientes

** En internet últimamente se ven muchas historias y temas solidarios, pero no me consuela un me gusta, un RT o un comentario sin más (en las redes sociales). Creo que últimamente los seres humanos andamos escasos de solidaridad y si no somos capaces de solidarizarnos todos con todos, mal arreglo.

Os adjunto una bonita historia  que está circulando por internet, no sé si es cierta del todo o no, pero la de cosas que se pueden cambiar con un café, un bocadillo, un abrazo solidario, no hace falta irnos muy lejos, por ejemplo en Villablino y en todas nuestras cuencas mineras, hace falta de todo esto y más,  si queremos sobrevivir a toda esta vorágine tendremos que retomar esos valores que parecen una utopía últimamente.

Tenemos los egos y los "yos" demasiado realzados, nos creemos más que los demás y todos dependemos de todos, NADIE es más que NADIE.

Podemos cambiar muchas cosas, pero nunca desde el sofá o quejándonos en los bares o en su defecto, creyéndonos más o mejores que los demás, con el yo soy... y yo hago, al final tendremos que aprender a conjugar el verbo "yo" para entender tanta estupidez.


EL CAFÉ PENDIENTE

Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. Luego entran dos personas.: Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres "pendientes". Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. 

Pregunto: ¿Cuáles son esos “cafés pendientes”?
Me dicen: Espera y verás.

Luego vienen otras personas. Dos chicas piden dos cafés, pagan normalmente. Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés:  Tres son para nosotros y cuatro “pendientes”. Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. 

Estamos sentados, hablamos y miramos a través de la puerta abierta la plaza iluminada por el sol delante de la cafetería. 

De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:    
 ¿Tienen algún "café pendiente"?

Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.

La solidaridad es nuestra mayor arma... HOY por tí MAÑANA por mí

¿Te sumas a la iniciativa Cafés Pendientes? http://cafespendientes.es/

 Post publicado en el periódico digital Ileon.com

Irma.-

16 comentarios:

  1. Que meravilla, no conocía la historia, esto da para multiplicar esos café pendientes
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de verdad, da para mucho si somos muchos.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  2. He visto la historia en el Facebook. Me parece bien esta forma de ayudar a los demás y cualquier otra que podamos hacer.
    En estos tiempos tan jodidos para todos, un simple café, puede ser un gran acto de solidaridad.
    Yo colaboro con Médicos sin Fronteras y mi mujer con Cruz Roja de La Bañeza. Y mientras podamos,la idea es de seguir colaborando.
    Un abrazo solidario Irma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se pueden hacer muchísimas cosas para cambiar todo esto, la primera levantarse del sofá.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Emotiva historia que desconocia. Ahora toca llevarla a la práctica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me pareció muy emotiva y a la vez queda claro que se pueden hacer muchas cosas por los demas, los pequeños gestos dicen que son los que nos hacen grandes y estoy totalmente de acuerdo.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  4. Irma tienes toda la razón en tú comentario.

    Tenemos los egos y los "yos" demasiado realzados, nos creemos más que los demás y todos dependemos de todos, NADIE es más que NADIE.

    La pena que día a día y en cualquier lugar nos topamos con los egos de tantísima gente demasiados realzados, incluso entre nuestros compañeros de (aficiones)...................?
    Esta historia no la conocía, la considero solidaria al 100% pero el del bar ú otros establecimientos, según esta este país "seria legal?"
    Un abrazo solidario Irma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las aficiones se están realzando los egos de una manera que no es ni medio normal, sólo ven sus ombligos, ¡¡lástima!!

      Si la solidaridad empieza a ser una utopía me temo que caemos en barrena.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  5. Si ya lo conocía recibí el video hace dos días.

    La solidaridad debe ser el valor más preciado que podemos ofrecer a la sociedad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La solidaridad empieza con los vecinos y últimamente estamos en una sociedad que nos saludan los timbres, los ascensores, pero los humanos ni nos saludamos ni apenas nos miramos.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  6. ASi es utópica me gusta, te retuiteo y te... pero NO HACEMOS NADA, es más rodeamos ante los problemas ajenos, pero ya se van haciendo nuestros y la cosa se complica.

    Salud!

    ResponderEliminar
  7. En Gijón la solidaridad deja de ser una utopía.

    Una cafetería gijonesa, la primera de Asturias en sumarse a la iniciativa solidaria 'Cafés Pendientes'
    Los clientes pueden dejar pagada una taza para la gente necesitada

    Un establecimiento gijonés, Café Luna, ha sido el primero en Asturias en adherirse a la iniciativa 'Cafés Pendientes', por la que cualquier cliente puede dejar pagada una taza para que se la tome en cualquier una persona necesitada o con pocos recursos, ha confirmado Cristian Morán, uno de los camareros.

    Morán ha explicado que fue su jefa quien supo de la iniciativa y decidió ponerla en marcha. Este pasado martes colgaron ya, tanto en el exterior como en el interior del local, el distintivo de 'Cafés Pendientes', y este miércoles ya una persona ha dejado una taza pagada.

    Aunque por el momento no ha venido nadie a tomarse ese café, Morán confía en que se extienda la noticia y la gente sin recursos sepa que pueden acudir allí. Es más, ha indicado que, para que no sea el café solo, el establecimiento les pondrá algo extra, como pueda ser un trozo de bizcocho, a modo de desayuno o merienda.

    "Se ve cuando una persona lo necesita", ha indicado a preguntas de cómo sabrán si la persona es valedora o no de ese café, antes de añadir que hoy en día hay gente en la calle, personas a las que echan de sus casas. "La gente tendrá conciencia", ha apostado sobre el éxito de la iniciativa.

    De hecho, para que esta salga adelante, al margen de los carteles que tienen puestos, informan a los clientes de la iniciativa y que es para ayudar a la gente necesitada. El café, en este establecimiento ubicado en el número ocho de la calle de Severo Ochoa, cuesta un euro, el normal, y 1,10 euros el mediano. "Espero que la gente se conciencie", ha vuelto a desear, así como que la iniciativa se extienda por más lugares.

    Además de Gijón, se han sumado a la iniciativa locales de A Coruña, Madrid, Valencia, Tarragona, Tenerife, Torredembarra y Vila-Real, aunque las redes sociales se están encargando de extender la noticia rápidamente, por lo que ya hay quien anuncia su intención de ponerla en práctica en su establecimiento.

    Según la Web de la iniciativa (http://cafespendientes.es/), "este tipo de caridad apareció por primera vez en Nápoles". Allí la gente pagaba anticipadamente el café a alguien que no puede permitírselo y algunos incluso la comida. Una costumbre que se ha extendido a varias ciudades y países del mundo. En la propia Web se puede apuntar el local que lo desee y descargarse el cartel identificador.

    http://www.elcomercio.es/20130410/asturias/gijon/asturias-cafe-luna-gijon-201304101952.html

    ResponderEliminar
  8. Una iniciativa solidaria y que puede aliviar un poco a las personas que lo pasan mal.
    Gracias por traerlo a tu rincón Irma.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá entre consigamos hacer realidad esta utopía.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  9. Me parece un buena forma de ayudar,sobre todo en los tiempos que estamos

    Un saludo

    pepe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que entre todos podemos cambiar muchas cosas.

      Abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-