Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

8 de junio de 2012

En León las señales hablan por sí solas




** No hace falta ir en una silla de ruedas para ver las trabas que se encuentran cada día, bordillos que parecen precipicios, escaleras interminables, un ejemplo no demasiado lejano lo tenemos  en la Oficina de Tráfico en la calle Ordoño II (a esos que tanto les gusta recaudar) y hasta hace cuatro días en la oficina de Correos y Telégrafos y un largo etc...

Pintan aparcamientos para ellos y aparca todo dios y alguna virgen, salvo ellos.

Estamos en una sociedad narcisista, asquerosamente egoista, pero somos vulnerables y cualquiera de nosotros podemos terminar sentados en una silla de ruedas o con un bastón y un perro lazarillo, quieran los dioses de los bordillos y otros impedimentos que no sea así pero…

La foto parece sacada a mala leche, en realidad la mala leche me entra al ver las moscas de alrededor, esas que nos han costado tanta pasta a los leoneses cuando éramos ricos e invertíamos enmoscas.

No deseo mal alguno a nadie, pero me gustaría que estos concejalillos de urbanismo que nos han gobernado, nos gobiernan y nos gobernarán se sentasen en una silla de ruedas y rodaran por todo León o bien se pusiesen unas gafas de madera, enganchándose a su vez a un bastón y a un perro lazarillo, diesen palos de ciego por la ciudad y después se aplicasen el cuento.

Está claro que las señales hablan por sí solas, de muestra esta foto, que incluso a su lado tiene su primer obstáculo, es aplicable a todas las ciudades y pueblos de nuestro país pero la foto y los bordillos que conozco están en León.

 Post publicado en el periódico digital Ileon.com  

Irma.-

12 comentarios :

  1. Que vergüenza. Aquí en Francia ocurre lo mismo, la gente es una incivica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que es un mal endémico, pero afortunadamente hay gente respetuosa por el mundo.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  2. El derecho de los discapacitados a circular sin trabas por la ciudad es una batalla que hay que dar permanentemente, gracias por recordárnoslo.

    Un beso,

    José Luis
    www.paseandoporleon.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por hacerlo y contarlo "paseando por León".

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  3. Pese a todos esos concejalillos de m.. me sigue gustando pero mucho ese tu León y un poco mío..por ahí "onde el reloj" y por todo lo demás.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun así tiene su encanto, aunque siempre busquen el modo de desencantarnos cada día.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar
  4. ¿No es el hombre el único ANIMAL que tropieza dos veces en la misma piedra? bueno en algunos casos no son piedras sino muros, besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos así de ceporros, pero a veces ponen muros y piedras para que los tropezones esten asegurados.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  5. Porqué crees que se hicieron los carritos de bebés todoterreno y esos carros de la compra con enormes ruedas? La cota cero es una reivindicación de los ciudadanos hace tiempo y las aceras una antigualla y una temeridad. De las rampas ni te cuento, porque hay algunas que son de lanzamiento, mejor se lo hubieran ahorrado. En fin, me temo que no llegaré a verlo nunca en León bien hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco una rampa que está diseñada para despegar, ya quisieran algunas montañas rusas conseguir ese subidón.

      Besines utópicos, Irma.-

      Eliminar
  6. Por desgracia este problema no es solo de León, Madrid capital y todo su cinturón metropolitano es un desafío constante para alguien en silla de ruedas, o una mama con carrito. De Toledo y sus pueblos ya ni hablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el problema incluso está fuera de nuestras fronteras, pero eso no me consuela ya que vivo en León.

      Un abrazote utópico, Irma.-

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios y sobre todo por creer en utopías, Irma.-